15 abril 2014

...cuando parece que no hacen nada. [Naomi Stadlen]

“Observar a una madre de compras con su hijo en un supermercado: está relacionándose con él de varias formas a la vez. Le está enseñando el comportamiento que considera adecuado para un niño de su edad en un lugar público. Está compartiendo su mundo con el niño, más que enseñarle en sentido estricto y esto es agotador. Todo le cuesta el doble de tiempo. Los profesionales hablan de la importancia de la socialización familiar pero cuando una madre está socializando a su hijo de una forma gradual y haciendo muchas cosas más no se lo tienen en cuenta porque todo el mundo cree que simplemente está de compras. Si la actividad de la madre se limita a comprar entonces la compañía de su hijo parece un impedimento, pues le obliga a ir en realidad más lenta y le impide hacer las cosas con su eficacia habitual. Pero si reconocemos que todo esto forma parte de su trabajo podríamos redefinir su tarea como “cuidar y comprar”. Eso daría a su hijo una posición legítima en sus acciones (coger cosas de las estanterías, no devolverlas, se eligen productos y se pagan). También explicaría porque una madre está tan cansada e irritable después de sus compras: dos trabajos son más duros que uno y le resulta aún más duro si ella misma ignora el segundo y cree que solo ha realizado el primero.”

Naomi Stadlen 
"Lo que hacen las madres"
Ediciones Urano, Barcelona, 2005;
pintura: Edith Vonnegut "Beefaroni Or Battle In The Aisles"  

1 comentario:

  1. Tumbada en la cama agotada me pregunto ¿¡pero que he hecho en toda la tarde!? ¡si “sólo” he ido al super y he hecho la cena!
    ¡Nop! Antes de ser madre iba al super y hacía la cena. Sólo.
    Ahora cualquier actividad que hago en compañía de mi hijo supone muchas más cosas porque “solo” le estoy enseñando el mundo a una curiosa criatura que en una tarde no se acaba las maravillas que supone la vida cotidiana, esas que antes, cuando iba sola al super pasaban desapercibidas a mis ojos.
    La vida cotidiana de las madres está llena de cosas que hacemos cuando parece que no hacemos nada.
    Comencemos a valorarlas, a ponerlas nombre, a reconocernos nuestra labor.
    Abrazos llenos de magias (in)visibles
    ika

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sigueme en Facebook