30 marzo 2014

Manifiesto a favor de los niños y niñas (4/4) [Asociacion Antipatriarcal]


"(...anterior 3/4...) Nadie que no haya intentado con un mínimo de seriedad cambiar de algún modo, a favor de los niños, ese orden puede proclamarse inocente. ¿Tan difícil es imaginar un orden social que complazca los deseos de los niños? ¿No podríamos tan siquiera intentar desmontar un poco nuestras rutinas para hacerles caso a ellos? ¿Es tan importante el territorio que hemos conquistado? ¿No se puede intentar vivir renunciando a esa cuota de poder que detentamos contra los demás? ¿Qué podemos ir haciendo para no caer en esta espiral y ponernos del lado del niño desde que es un bebé?
1) Solo tener un hijo si la madre está dispuesta a establecer con él un estrecho contacto físico, lo que incluye darle de mamar, y si hay al menos un adulto dispuesto a permanecer todo el tiempo a su lado. Esto significa estar dispuesto a vivir una relación afectiva con la criatura, significa dar prioridad a esa relación sobre la compra del piso, etc., y, en general, renunciar a la carrera del consumo. Esto es reconocer el derecho a nacer siendo deseado entrañablemente.
2) Tener presentes las necesidades de la criatura y antes de decir el 'no' habitual de los mayores, dedicar siempre un tiempo a pensar si es posible lo que el niño pide, qué tipo de trastorno o molestia nos causaría o que ventajas obtendríamos (ambas partes). En ningún caso despreciar a priori una propuesta o una apetencia de un niño.
No sólo los reprimiremos menos, sino que podemos ganar una relación mejor con ellos. Esto, aunque no abole la Patria Potestad, al menos debilitaría nuestro ejercicio de ella en el interín, y hará al niño más seguro de sí mismo para defender sus derechos frente a nosotros, los adultos en general.
3) Un orden doméstico que les tenga en cuenta:
a) Amueblar y acondicionar la casa considerando las necesidades de los niños: paredes para pintar, suelos para arrastrarse, colchonetas para revolcarse, para dormir cuando les apetezca: eliminar piezas decorativas y cacharros que se puedan romper al jugar con ellos, muebles puntiagudos que limiten los movimientos (mesas redondas), agua accesible para jugar, ropas que se puedan romper y manchar y que dejen el cuerpo libre, espacio, música, espejos a ras de suelo; es decir, una casa que no sea una cárcel por la que el niño solo puede circular con 'noes' y prohibiciones.
b) Respetar su ritmo y sus horarios. Su sueño y su hambre. Sus deseos de compañía. Decidir conjuntamente los menús. Caminar a su paso.
4) No obligarles a ir a la escuela. Explicarles los pros y los contras. Si van a la escuela informarles de la verdadera misión de la escuela de manera que les afecten menos los métodos coactivos y no se angustien tanto por las evaluaciones. Apoyarles en los conflictos con los maestros, dejarles hacer pellas cuando quieran, etc.


Aunque estas cosas podamos ir haciéndolas desde ahora, no debemos olvidar que la liberación del niño (y del adulto), exige unas condiciones que no pueden ser satisfechas por esta sociedad patriarcal, de Capital y Estado y sus valores:
LUCHAMOS POR...
* EL RECONOCIMIENTO SOCIAL DEL DERECHO A NACER SIENDO DESEADO Y EN UN ENTORNO AFECTIVO NO POSESIVO
· Sustitución de la familia patriarcal por otras relaciones de convivencia (comunas, etc.) independientes de los lazos consanguíneos y que estén basadas en la ayuda mutua y no en el ejercicio del poder.
· Impulsar una cultura y una moral de libre afectividad para favorecer alternativas a las relaciones autoritarias.
· Supresión del matrimonio en tanto que institución social para la reproducción de seres humanos. Libre elección de nombre y apellidos.
· Derecho al aborto gratuito como un mal menor que un nacimiento y una maternidad no deseadas.
· Derecho a la sexualidad desde que se nace, con todo lo que supone este cambio radical en la moral vigente.
· Como alternativa a los almacenes hospitalarios maternales proponemos nacimientos sin violencia y en unas condiciones en las que lo afectivo sea lo principal.
· Garantizar durante el embarazo y primeros años de vida condiciones físicas y síquicas que no atenten contra la salud integral de cada criatura humana como responsabilidad del conjunto de la sociedad.
· Transmisión desde la infancia de todas las técnicas contraceptivas especialmente las naturales que se basan en el conocimiento del propio cuerpo.
*LA ABOLICION DE LA PATRIA POTESTAD Y EL RECONOCIMIENTO SOCIAL DE LA CONDICIÓN DE PERSONA LIBRE DEL NIÑO
· Derecho a vivir con quien quiera el niño, con quien le quiera y como se quiera.
· Derecho a aprender lo que se quiera, de quien se quiera, y cuando se quiera.
· Derecho a todo tipo de prestaciones desde que se nace a cargo de toda la sociedad por el mero hecho de existir.
· Abolición de la herencia y de todas las discriminaciones que hoy rigen según el sexo, el orden de nacimiento, etc.
· Abolición de toda discriminación adultos/niños. Reconocimiento para el 'menor' de los mismos derechos humanos y políticos que la comunidad adulta se haya otorgado.
*LA TRANSMISIÓN DEL RESPETO A LA NATURALEZA
· Combatir las acciones que supongan un atentado al equilibrio ecológico y a las condiciones que aseguran la vida a las futuras generaciones.

Manifiesto a favor de los niños y niñas.
Grupo Donostia, Junio 1992
ilustración: Mana Neyestani

Este manifiesto lo puedes encontrar integro en  aprendizaje vital compartido
Gracias a Caso Omiso y a Anna Dragow por hacérmelo llegar.

1 comentario:

  1. Anónimo9/26/2016

    Esto me hace llorar de felicidad, veo mis niños como unas hermosas bestias a las que yo estupidamente luchaba por ponerles pijama. Ahora los observo y me observo a mi observándolos y reconozco en mi la niña que no quiere perder el cariño, ni siquiera del viejo de la esquina cuando me mira a mi mirando a mi guagua gateando pilucha al frente de la casa, metiéndose en la fuente de los pájaros. Pero la sensación, luego de la vergüenza de que el viejo de la esquina no vaya a pensar que soy una mala madre, de pensar que esta bien es grandiosa, yo estoy bien, ellos están extraordinariamente bien. Los niños son eso, son niños, pequeños cachorros humanos y todo lo que eso conlleva. Si no me quieren los demás por como yo cuido a mis hijos, que me manden al infierno! que ahí la vida es mas buena. Aunque reconozco que todavía me escondo, no me gusta pelear, todavía me angustia que me manden al infierno.

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sigueme en Facebook