11 marzo 2014

aprender de la incertidumbre [Naomi Stadlen]

“Cada vez que una mujer tiene un bebé tiene algo que aprender, a partir de su cultura, pero sobre todo del bebé. Si se considera una experta o tiene unas ideas muy rígidas le resultará muy difícil adaptarse a su hijo. Incluso después del primer bebé no puede quedarse sentada pensando que ya lo sabe todo. Cada niño será diferente y le enseñará algo nuevo. Necesita dudar para ser flexible. Aunque pueda parecer alarmante, la sensación de confusión es apropiada. La incertidumbre es un buen punto de partida para una madre. A través de la incertidumbre puede empezar a aprender.
Con un nuevo bebé a una nueva madre la asaltan miles de preguntas, para la mayoría de las cuales no tiene respuesta. La torna de decisiones comienza casi antes de que una madre sea consciente de que está decidiendo algo. Por ejemplo, puede que alguien en el hospital le lleve una cuna .y le sugiera que ponga en ella a su bebé. Que le deje en la cuna o siga teniéndole en brazos puede parecer una decisión trivial, pero es importante. La próxima vez hará lo mismo o modificará su decisión.
De este modo construye su propio sistema. Aunque no sea consciente de ello, es muy posible que su bebé esté empezando ya a aprender qué puede esperar de ella. En cierto sentido es como hacer punto, cuando las primeras vueltas no revelan demasiado. Hay que esperar para poder ver que eran el comienzo de una pauta. De igual modo, una madre no tiene que recomenzar con las cuestiones básicas una y otra vez. Puede utilizar sus decisiones iniciales como base para construir un sistema eficaz. En un buen día, una madre puede estar contenta con lo que ha conseguido. Eso la ayuda a sentirse más segura y menos caótica. Pero también habrá días difíciles en que parece que no hay orden, ni sentido ni posibilidad de prever nada. Entonces la madre puede desear que un súper experto le diga qué debe hacer. Las nuevas madres suelen oscilar emocionalmente entre días seguros y días confusos.
Este proceso de aprendizaje no tiene nada que ver con la imagen popular de una madre. Los cuadros y las fotografías retratan a madres tranquilas con bebés tranquilos sin ninguna sombra de duda en su rostro. A mucha gente le cuesta tolerar que una madre se sienta insegura. La ven como una persona que ha perdido el control, que no puede afrontar la situación y necesita ayuda. La gente que la rodea interviene rápidamente, como si llenara un vacío, para proporcionarle la seguridad que le falta. Algunos hacen sugerencias; otros dan órdenes. Esto puede desalentar a una madre. Es difícil sentirse tan insegura, sobre todo si cree que los demás han perdido la confianza en ella. En vez de considerar su inseguridad necesaria piensa que es muy poco maternal. Parece una prueba de su incompetencia, que demuestra que ha sido incapaz de ser una buena madre desde el principio.
Normalmente no es necesario decirle a una madre qué debe hacer. Puede desmoralizarla más, y sin duda alguna no le ayuda a aprender. Una madre necesita sentirse relativamente segura para arriesgarse a tener dudas. La gente que le da consejos no puede saber todos los detalles de su situación, y normalmente no tiene que vivir con las consecuencias a largo plazo de sus consejos. Una madre necesita tiempo para adaptarse a la maternidad, junto con su pareja. Necesita confianza para experimentar y cambiar de opinión unas cuantas veces. Necesita comprobar que algunas de sus ideas funcionan. La principiante más insegura e indecisa puede convertirse con el tiempo en una madre extraordinaria.
El milagro es que las madres consigan sobrevivir en un mundo dominado por los expertos. Después de largos y solitarios periodos de confusión, de repente descubren que están empezando a comprender a sus bebés. Y a medida que crecen sus hijos, crece su confianza.

Estoy aprendiendo a confiar en mí misma más que en los libros. Después de todo, nadie conoce a O mejor que yo, y ni siquiera yo le conozco tan bien. [0, 5 meses]

No tengo ninguna táctica, y no es bueno hacer sin más lo que la gente te dice. Se trata de experimentar para ver qué funciona con tu bebé en cada momento. [0, 5 meses]

Lo que más me cuesta reconocer, y me sigue resultando difícil incluso ahora, es que realmente sé. Soy de esas personas que siempre va corriendo a un libro para que le diga qué debe hacer. Pero con O lo sé. Es muy senci­llo. Cuando llora, le cojo en brazos. Y normalmente es­tamos muy bien juntos. [O, 6 meses]

Cada vez que pongo un «debería» a lo que está hacien­do O por lo que he leído o alguien me ha dicho, hago un juicio negativo. Entonces pienso que O no es como de­bería ser y le «pierdo». Y cuando hago eso, dejo de es­cucharle. [O, 6 meses]

Antes era muy voluble. Leía algo y pensaba: «Sí, tengo que probar eso». Luego leía otra cosa con un punto de vista opuesto y pensaba: «Sí, eso es lo correcto». Pero ahora he descubierto que mi estado de ánimo estaba re­lacionado con lo que leía. Cuanto más leía, peor me sen­tía. O no era como los bebés de los libros. Me costaba creer que pudiera relacionarme sin problemas con él. [O, 14 meses]

El mensaje más evidente es que cuando las madres se sienten muy inseguras, pueden sentirse intimidadas por los expertos en bebés. Al escuchar a una madre puede parecer que en su casa hay tres personas: ella, su bebé y el experto al que intenta seguir. La experiencia tiene un gran valor en circunstancias excepcionales. Pero las madres pueden llegar a pensar que necesitan que alguien les diga cómo deben llevar su vida cotidiana. Aunque es cierto que vivir con un bebé puede resultar desconcertante, también puede ser una oportunidad para aprender. Cuando empiezan a aprender, las madres descubren que pueden estar más relajadas.

Ser madre es sentirte a tu manera. No tiene nada que ver con la cultura dominante, en la que se planifica y se con­trola todo. [O, 3 meses]

Lo que hacen las madres
Ediciones Urano, Barcelona, 2005;
Cap. “Toda la responsabilidad” Pág. 62 -  65
Fotografía: Lexia Frank


No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sigueme en Facebook