21 diciembre 2013

Infancia y Prevención de la Neurosis [Eva Reich]

"Es posible romper la cadena de transmisión, pero esto significa hacerse consciente de ello, y eso es un proceso doloroso. Para que puedan decir al niño: Me enfado mucho contigo, no quiero descargar sobre ti toda la cólera de toda una vida. Los padres necesitan una pelota para boxear, no un niño. Por eso necesitamos introducir los nuevos métodos de orgonterapia y de trabajo emocional en la salud pública y en las clínicas de higiene mental."
"El año pasado tuvimos un encuentro en París y me gustaría saber quién de vosotros estuvisteis allí, porque no quisiera repetirme. Supongo, que sabéis lo que dije entonces. Hablé de la neurosis por medio del nacimiento sin violencia, dando así a los bebés los derechos de seres humanos. Hablé de tratar a los bebés como seres humanos. Hoy hablaré sobre el niño y el estudiante. El tema de esta noche es la prevención de la neurosis.

Lo importante es ser consciente que a través de la historia siempre ha habido una guerra entre adultos y niños. Nadie ha entendido porqué existía tal ataque por parte de los adultos hacia los niños. Existe un libro excelente, escrito por Richard Forson, el libro se llama Birth Rights. Este libro da un análisis histórico de esa guerra contra los niños, pero era Wilhelm Reich quien entendió esta batalla: es una batalla entre una generación acorazada y una generación no acorazada: los adultos han tenido que endurecerse. Han sobrevivido formando una coraza caracterial. Los niños se sienten personas con un cierto sentido común que después pierden en la batalla. Hay muchos escritores que han descrito los elementos de la batalla, por ejemplo, María Montessori. Lo que encontró ella fue que el niño es un explorador. Y halló esto observándoles. Les veía como seres humanos que están creándose, formándose. Esta idea no ha sido escuchada por la humanidad, porque no se permite a los niños tocar las cosas, explorar, dejarles hacer cosas con sus manos, sobre todo en las ciudades. La vida de los niños en la ciudad es extremadamente artificial. Montessori dijo que si se suprime la primera curiosidad, no se sorprende que después la gente se aburra, y no sepa que hacer consigo mismo.

Reich añadió a eso la curiosidad por el cuerpo, el derecho del niño a explorar sus genitales. Cuando empezó a escribir en 1920, el tema de la masturbación era un acto que se castigaba, estaba completamente prohibido masturbarse. Cuando el primer impulso sexual es castigado, se crea una conexión muy insana entre placer y terror. Esta conexión puede ser una de las causas del desorden sadomasoquista; en grupos de terapia donde utilizamos el método de Reich, siempre encontramos gente que han sido molestados, que han sido castigados por sus primeros impulsos sexuales. Esta situación queda reflejada por una declaración hecha por una joven australiana de 15 años, que voy a citar ahora, dijo: "Cuando queremos sexo no nos permiten hacerlo, pero cuando los adultos quieren hacerlo con nosotros y nosotros no queremos, nos obligan a ello".

El complejo de Edipo es tan traumático, como la violación de un niño por parte de un adulto. Son extremada y permanentemente traumáticas, porque los niños las silencian. Los adultos suelen amenazarles: no lo cuentes a nadie, si no te mato. Eso es estar muy enfermo. Lo que necesitamos son derechos sexuales infantiles: el derecho a no ser sometidos a un lavado de cerebro por parte de los adultos, por parte de la civilización.

La cuestión es, que para ser libre de neurosis necesitamos estudiar la naturaleza y mirar a los jóvenes seres humanos como una pieza del cosmos que está llena de energía para vivir, que late, que crece y que entonces lleva toda el potencial de la raza humana dentro de sí, toda la salud, todo el futuro. Eso está dicho como una especie de homenaje a los jóvenes, lo cuan no está sucediendo en Francia ahora. He oído que son bastantes estrictos con la gente joven aquí. Así que necesitamos seguir estudiando los principios de autorregulación y cómo se aplican al desarrollo del niño. Eso es muy importante. Tal vez el niño sabe lo que necesita comer y no debería ser forzado a comer. Lo he visto en España. Es muy traumático, porque las mandíbulas se atenazan, los carrillos están llenos de comida y no queda lugar al placer en el hecho de comer. Si el niño quiere tocar los alimentos, la madre le obliga a tener las manos alejadas. Entonces se termina con niños muy gordos que no mueven sus cuerpos. No les ha permitido tocar los alimentos. Suena como muy simple, pero éstas son las cosas que crean la neurosis. Y he oído, que aquí en Francia si permites a un niño la autorregulación en cuanto a comer, el médico dice a la madre: Se hará un glotón. Siempre se da alguna razón para que la autorregulación no se deba permitir.

Aquí en Francia, ¿se pega a los niños por masturbarse?
Público: No, es muy raro.
¡El niño es lo bastante listo para ocultarlo!

El derecho a ser lo que uno es, incluye no tener que ocultar su naturaleza auténtica. Eso significa que al niño se le debe permitir tocar el barro cuando quiere, trabajarlo, hacer tartas con ello. Observando una madre, he visto como vestía a su hijo de dos años con ropa blanca, muy bonito, como un muñeco, y cuando tocaba algo o cuando se agachaba decía: ¡No toques! Si eso sigue así por muchos años, se forma con un carácter del "no tocar".

Aparte del derecho al propio cuerpo, los niños necesitan tener la posibilidad de escoger donde vivir, porque algunos niños nacen siendo no deseados. Como decía el año pasado, se necesita un control de natalidad asequible para todo el mundo y entonces, tal vez, los niños serán deseados. Ayer tenía en el seminario dos personas de familias con 13 y 9 hijos, porque la familia era católica. Tenemos que cambiar la actitud religiosa hacia la contraconcepción en la iglesia católica. Porque la sexualidad de la humanidad necesita ser vista como una ley natural y no ser considerada como pecado. Y vosotros sois un país católico, ¿no es verdad?.

De todas maneras el niño puede no ser feliz en casa y puede necesitar el derecho a cambiar de casa, irse con un tío o una tía, con un amigo, con alguien a quien quiere más. Aparte del derecho a trabajar, es decir, un trabajo real, a ganar dinero y a tener propiedades. Son estos los derechos civiles que Farson pide en su libro, derechos civiles. Ahora, en los Estados Unidos ni siquiera las mujeres tienen derechos. Después de 50 años, aún no lo hemos logrado. Por lo tanto si queréis prevenir la neurosis, algunos de vosotros, tenéis que estudiar leyes y empezar a introducir estas ideas dentro de la legislación, porque la neurosis aparece cuando las necesidades del niño son inhibidas siempre. Y el niño reacciona transformando la energía en tensiones musculares. Me atrevería a decir que una tercera parte de la neurosis aparece durante el alumbramiento y el período prenatal y postnatal. Para prevenir la neurosis necesitamos sitio donde los niños con problemas emocionales pueden llegar a ser ellos mismos. Y ese trabajo con los niños debería ser independiente de si los padres lo quieren o no, porque en los Estados Unidos si mi vecino pega a su hijo, el niño no tiene derecho a ir, a la clínica de higiene mental a no ser que los padres estén de acuerdo. Estas suelen ser las familias donde golpean, donde no dan permiso para un tratamiento. Aquellos niños se convierten en víctimas. Toda su vida están en una actitud de ser una víctima.

Otro problema que tienen los niños es la transmisión de la neurosis del adulto de la familia al niño. Por ejemplo: Una madre histérica que siempre está ocupada, y chilla y grita y el niño sufre las consecuencias. De modo que necesitamos sitios para que los padres jóvenes acaben con sus propios problemas emocionales antes que los transmitan al niño. Es posible romper la cadena de transmisión, pero esto significa hacerse consciente de ello, y eso es un proceso doloroso. Para que puedan decir al niño: Me enfado mucho contigo, no quiero descargar sobre ti toda la cólera de toda una vida. Los padres necesitan una pelota para boxear, no un niño. Por eso necesitamos introducir los nuevos métodos de orgonterapia y de trabajo emocional en la salud pública y en las clínicas de higiene mental.

Otra cosa que se necesita es que los niños tengan autodeterminación en el sistema escolar, porque pienso que uno de los efectos más traumáticos de la civilización es que los niños tienen que estar quietos ocho horas al día, cinco días a la semana durante doce años o más. Lo que aprenden en la escuela es a no moverse y a no hablar.

Algunas de nuestras escuelas se han convertido en cárceles con policías en los pasillos y tres minutos libres entre clase y clase no tienen permiso para salir, realmente son hechos terribles. Mi hijo fue presidente de la clase en el segundo año a la edad de 15 años; es una niña autoregulada, y yo pensé que tal vez, podía conseguir algunos cambios. Pero resultó que era un trabajo hecho el de ser presidente, porque todo lo que hicieron fue reunir dinero para que al final del curso podían hacerse fotografías y graduarse con uniformes. Entre tanto los estudiantes tenían muchos problemas. Eso no es autorregulación. ¿Habéis leído Summerhil de A.S Nill? Esa es, la idea de reuniones donde los niños discuten lo que se necesita para la escuela. Aquellas son exactamente las aplicaciones de los principios de autorregulación.   

Sin embargo, el problema principal aparece cuando el niño se convierte en adolescente, lo cual significa madurez sexual. Llegado a este punto la energía empuja, el crecimiento cesa, la sexualidad se potencia. Y ya no es un niño, es un adulto joven. Pero les llamamos niños que son mayores de edad. Bueno, es exactamente en este momento cuando la neurosis se manifiesta en su plenitud. Es el extasis sexual del adolescente, que de alguna manera recoge todas las tendencias del período vivido. Por esto luchó Wilhelm Reich duramente en los años 20 y 30, por los derechos sexuales de la juventud. Si conocéis la plataforma Sexpol, una organización que fundó en 1930, veréis que aún no lo hemos logrado, es decir, el derecho a un sitio para hacer el amor para la gente joven, para menores, el derecho a la contracepción para menores, el aborto, etc. Lo que ocurre en lugar de eso, es que se origina una confusión grande en la mente de la gente joven, entre las necesidades de su cuerpo y lo que dicta la sociedad, lo que se les dice fuera. Y fallamos en ayudarles con esta batalla, con este conflicto interior. Así, si queréis ayudar a cambiar el mundo, lo primero que hay que hacer es que el control de natalidad sea asequible para menores. Y después crear sitios donde se puedan citar. Les recomiendo que lean el libro de antropología de Margaret Mead, Growing up in Samoa. Los indígenas tenían casas especiales para la juventud. En estas casas los jóvenes podían encontrarse y hacer el amor. En nuestra sociedad, todas nuestras instituciones tienen miedo de dejar juntos a los chicos y chicas a punto de madurar. También Neill en su escuela no podía permitir las relaciones sexuales oficialmente, porque su escuela hubiera sido cerrada, y claro, esto es un problema. Por eso el Dr. Reich dijo: Necesitamos leyes para proteger la sexualidad natural, sin estas leyes protectoras no es posible trabajar en este campo; te expones a ser arrestado, a perder tu trabajo, etc. Entonces la prevención actual de la neurosis significa cambiar la sociedad, permitiendo que los jóvenes vivan su propia vida. Ahora, en los Estados Unidos tenemos el coche y muchos jóvenes de alrededor de los 16 años sueñan con una furgoneta, en la furgoneta ponen un colchón y un radiocasette y eso es un sitio para hacer el amor. Realmente ha cambiado algo la vida sexual en América. Eso no ocurre tanto en Rusia. Allí la falta de viviendas hacen las cosas muy difíciles y fuera hace muchos frío! Tenemos que mirar la civilización desde el punto de vista que lo pone difícil para el primer contacto amoroso es reprimido o no puede desarrollarse.
No conozco la situación en Francia, pero en Niza me encontré con algunos estudiantes de Medicina. Tenían edades alrededor de los 25 años. La chica vivía en casa y el chico en un Colegio Mayor. No tenían sitio donde tener relaciones sexuales. Tenían que ir a las montañas, los Alpes Marítimos, para hacer el amor. Estamos hablando de adultos.

Mi hija trajo a su compañero a casa cuando tenía 16 años y empezaron a vivir juntos en mi casa. No me lo pidió en realidad, lo hizo y ya está. Aún está con él después de 2 años. Ella invita a sus amigas a casa y pueden venir con sus compañeros. Tienen fiestas y de vez en cuando desaparecen dos hacia el dormitorio. Mi hija les suministra también anticonceptivos. Eso implica mentir, porque tenemos que proteger a las amigas de mi hija de sus padres. Eso quiere decir que no les decimos que vienen con sus compañeros y que duermen con ellos y que tienen relaciones sexuales en mi casa. Estamos protegiendo el amor. Solamente conozco una madre en Australia que estaba a favor de que el compañero de su hija, muy joven, viviera con ellos y se aseguraba que la chica tomaba medidas para no quedarse en estado. Pero es un hecho marginal.

Podéis preguntaros, ¿cómo previene esto la neurosis? Pero yo séque la confianza en uno mismo, pensar con claridad y ser capaz de enfrentarse y de hacer lo que uno quiere son factores importantes para ser consciente del valor propio durante toda la vida  y ser amigo de los padres en vez de enemigo. Son factores.

Bueno, creo que ha pasado cerca de una hora desde que comenzamos y me gustaría para y responder preguntas. Para eso repartiremos papelitos porque quiero vuestras preguntas por escrito. Mi propósito de hablar con vosotros es porque seréis pronto padres y sé que yo puedo influenciaros.[...]"
Trascripción de la conferencia dictada por Eva Reich (París, 27/04/1978)
vía: ES.TE.R
fotógrafa: Sally Mann

No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sigueme en Facebook