08 noviembre 2013

Proyecto de Ley de los Derechos del Niño [Richard Farson]

"La sociedad debe acomodarse al tamaño de los niños y a su necesidad de espacios seguros. Para mantenerlos en su lugar, ahora obligamos a los niños a hacer frente a un mundo que o no está bien construido para adaptarse a ellos o que directamente está diseñado en contra de ellos. Si el ambiente fuera menos peligroso para los niños, habría menos necesidad de control y supervisión constante de los niños por parte de adultos."
1  EL DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN.
Los niños deben tener el derecho de decidir los asuntos que les afectan más directamente.
Este es el derecho fundamental sobre la cual dependen todos las demás. Los niños son tratados como propiedad privada de sus padres, debido a la suposición de que es derecho y responsabilidad de los padres controlar la vida del niño. La realización de los derechos de los niños, sin embargo, reduciría la necesidad de este control y pondría fin al doble rasero de la moral y el comportamiento entre adultos y niños.

2. EL DERECHO A ALTERNATIVAS A ENTORNOS DOMÉSTICOS.
Los niños libres deben poder elegir entre una variedad de arreglos: residencias gestionadas por los niños, programas de intercambio de niños, centros de cuidado de niños de veinticuatro horas, y diversos tipos de escuelas y oportunidades de empleo.
Los padres no siempre son buenos para sus hijos; algunos estiman que alrededor de 4 millones de niños son maltratados cada año en Estados Unidos, por ejemplo, y que medio millón de niños se escapan cada año.

3. EL DERECHO A UNA SOCIEDAD QUE RESPONDA A SUS NECESIDADES.
La sociedad debe acomodarse al tamaño de los niños y a su necesidad de espacios seguros.
Para mantenerlos en su lugar, ahora obligamos a los niños a hacer frente a un mundo que o no está bien construido para adaptarse a ellos o que directamente está diseñado en contra de ellos. Si el ambiente fuera menos peligroso para los niños, habría menos necesidad de control y supervisión constante de los niños por parte de adultos.

4. EL DERECHO A LA INFORMACIÓN.
Un niño debe tener derecho a toda la información normalmente disponible para adultos, incluyendo, y quizás sobre todo, la información que hace que incomoda a los adultos.

5. EL DERECHO A EDUCARSE A UNO MISMO.
Los niños deben tener la libertad de diseñar su propia educación, eligiendo entre muchas opciones de los tipos de experiencias de aprendizaje que quieran, incluyendo la opción de no asistir a ninguna clase de la escuela. La educación obligatoria debe ser abolida, ya que la imposición, ha puesto en peligro la calidad de la educación en Estados Unidos, y ha enseñado a los niños a odiar la escuela, a odiar a la materia, y, por desgracia, el odio a sí mismos.
Los niños son programados, calificados, y certificados para acabar como productos estandarizados de una educación aceptable para la universidad, el ejército, la empresa y de la industria y la comunidad. La educación puede cambiar sólo a través de la consecución de nuevos derechos para los explotados y oprimidos por ella, los propios niños.

6. EL DERECHO A LA LIBERTAD DE CASTIGO FÍSICO.
Los niños deben vivir libres de la amenaza física de aquellos que son más grandes y más poderosos que ellos. El castigo corporal es utilizado impulsiva y cruelmente en el hogar, de manera arbitraria en la escuela, y sádicamente en las instituciones penales. No pertenece a nuestro repertorio de respuestas a los niños.

7. EL DERECHO A LA LIBERTAD SEXUAL.
Los niños deben tener el derecho de conducir su vida sexual sin imponerles más restricciones que a los adultos. La libertad sexual de los niños debe incluir el derecho a la información sobre el sexo, el derecho a la educación no sexista, y el derecho a todas las actividades sexuales que son legales entre adultos que consienten. De hecho, los niños estarán mejor protegidos del abuso sexual cuando tengan el derecho de rechazar; pero ahora están entrenados para no rechazar los adultos, para aceptar todas las formas de afecto físico, y para desconfiar de sus propias reacciones ante la gente. Se les niega cualquier información acerca de su propia sexualidad y la de otros. Los mantenemos inocentes e ignorantes y luego nos preocupa que no sean capaces de resistir a los acercamientos sexuales.

8. EL DERECHO AL PODER ECONÓMICO.
Los niños deben tener el derecho a trabajar, a adquirir y administrar el dinero, a recibir igual salario por igual trabajo, escoger el aprendizaje de comercio como una alternativa a la escuela, a promocionar a puestos de dirección, a la propiedad, el desarrollo de un historial de crédito, a celebrar contratos vinculantes, a participar en la empresa, para obtener el apoyo garantizado aparte de la familia, para lograr la independencia financiera.

9. EL DERECHO AL PODER POLÍTICO.
Los niños deben tener el voto y ser incluidos en el proceso de toma de decisiones. Ochenta millones de niños en Estados Unidos necesitan el derecho a voto, para que los adultos no voten en su nombre. En la actualidad no son electores de nadie, y la legislación refleja la falta de representación. Para llegar a ser una fuerza electoral, deben tener el derecho a votar.

10. EL DERECHO A LA JUSTICIA.
Los niños deben tener la garantía de un juicio imparcial con el debido proceso legal, un abogado para proteger sus derechos en contra de los padres, así como del sistema y una normativa uniforme de detención. Cada año, un millón de niños se meten en problemas con la ley. Uno de cada nueve niños pasará por el sistema judicial de menores antes de la edad de dieciocho años. En un momento dado, alrededor de cien mil niños están en una especie de cárcel. Algunas detenciones se llevan a cabo ilegalmente, muchos no han cometido ningún tipo de delito, la mayoría no ha hecho nada que pueda ser considerada un delito si se comete por un adulto, y no han tenido un juicio imparcial con el debido proceso legal. El sistema de justicia de menores fue diseñado para proteger a los niños de los malos tratos del sistema de justicia para adultos, pero es más injusto, más arbitrario y más cruel”.

"A Child’s Bill Of Rights”
1974 pgs. 325-328
Traducción libre por ika tawa
fotógrafa: Sally Mann


1  THE RIGHT TO SELF-DETERMINATION. Children should have the right to decide the matters that affect them most directly.
This is the basic right upon which all others depend. Children are now treated as the private property of their parents on the assumption that it is the parents' right and responsibility to control the life of the child. The achievement of children's rights, however, would reduce the need for this control and bring about an end to the double standard of morals and behavior for adults and children.

2. THE RIGHT TO ALTERNATIVE HOME ENVIRONMENTS. Self-determining children should be able to choose from among a variety of arrangements: residences operated by children, child-exchange programs, twenty-four-hour child-care centers, and various kinds of schools and employment opportunities.
Parents are not always good for their children — some people estimate that as many as 4 million children are abused annually in the United States, for instance, and that a half million children run away each year.

3. THE RIGHT TO RESPONSIVE DESIGN. Society must accommodate itself to children's size and to their need for safe space.
To keep them in their place, we now force children to cope with a world that is either not built to fit them or is actually designed against them. If the environment were less dangerous for children, there would be less need for constant control and supervision of children by adults.

4. THE RIGHT TO INFORMATION. A child must have the right to all information ordinarily available to adults — including, and perhaps especially, information that makes adults uncomfortable.

5. THE RIGHT TO EDUCATE ONESELF. Children should be free to design their own education, choosing from among many options the kinds of learning experiences they want, including the option not to attend any kind of school. Compulsory education must be abolished, because the enforced, threatening quality of education in America has taught children to hate school, to hate the subject matter, and, tragically, to hate themselves.
Children are programmed, tracked, and certified in a process of stamping out standardized educated products acceptable to the university, military, business and industry, and community. Education can change only through the achievement of new rights for those exploited and oppressed by it — the children themselves.

6. THE RIGHT TO FREEDOM FROM PHYSICAL PUNISHMENT. Children should live free of physical threat from those who are larger and more powerful than they. Corporal punishment is used impulsively and cruelly in the home, arbitrarily in the school, and sadistically in penal institutions. It does not belong in our repertoire of responses to children.

7. THE RIGHT TO SEXUAL FREEDOM. Children should have the right to conduct their sexual lives with no more restriction than adults. Sexual freedom for children must include the right to information about sex, the right to non-sexist education, and the right to all sexual activities that are legal among consenting adults. In fact, children will be best protected from sexual abuse when they have the right to refuse — but they are now trained not to refuse adults, to accept all forms of physical affection, and to mistrust their own reactions to people. They are denied any information about their own sexuality or that of others. We keep them innocent and ignorant and then worry that they will not be able to resist sexual approaches.

8. THE RIGHT TO ECONOMIC POWER. Children should have the right to work, to acquire and manage money, to receive equal pay for equal work, to choose trade apprenticeship as an alternative to school, to gain promotion to leadership positions, to own property, to develop a credit record, to enter into binding contracts, to engage in enterprise, to obtain guaranteed support apart from the family, to achieve financial independence.

9. THE RIGHT TO POLITICAL POWER. Children should have the vote and be included in the decision-making process. Eighty million children in the United States need the right to vote, because adults do not vote in their behalf. At present they are no one's constituency, and legislation reflects that lack of representation. To become a constituency, they must have the right to vote.

10. THE RIGHT TO JUSTICE. Children must have the guarantee of a fair trial with due process of law, an advocate to protect their rights against the parents as well as the system, and a uniform standard of detention. Every year, a million children get into trouble with the law. One out of every nine children will go through the juvenile court system before the age of eighteen. At any given time, about one hundred thousand children are in some kind of jail. Some are held illegally, many have not committed any kind of crime, most have done nothing that would be considered a crime if done by an adult, and none has been given a fair trial with due process of law. The juvenile justice system was designed to protect children from the harsh treatment of the adult justice system — but it is more unfair, more arbitrary, and more cruel."

Richard Farson, "Birthrights."
Reprinted by permission of the author. In: A Bill of Rights for Children. Copyright © 1974 by Richard Farson.
Reprinted from Ms Magazine, March 1974

1 comentario:

  1. Los niños son el único colectivo que no tiene representación propia y directa en los asuntos que les atañen. No hay niños en los organismos sociales, políticos o económicos que deciden las normas por las que van a tener que regirse.
    Aún con la mejor voluntad del mundo, los consensos a los que los adultos llegamos a través de organizaciones como “Save de Children” o “Unicef” no pasan de ser recomendaciones. A los niños no se les pregunta su opinión, o si se les pregunta no se toma en cuenta, y desde luego rara vez pueden exponer ellos mismos sus deseos, necesidades o razones.
    Creo que en el fondo los adultos no creemos que los niños sean capaces de tomar ninguna decisión con sentido sobre su propia vida. Los niños tienen que obedecer y punto. Al menos hasta que tengan 18 años, momento en el que misteriosamente se iluminarán y de la noche a la mañana se convertirán en ciudadanos de “pleno derecho”.

    ¿Es realmente tan descabellado pensar que l@s niñ@s puedan decidir sobre dónde y con quien vivir, que puedan elegir que quieren aprender y como aprenderlo, que dispongan de dinero propio, que puedan decidir sobre su propio cuerpo?
    “¡los niños no saben lo que les conviene! ¡caerían en el libertinaje! ¡quedarían desamparados!”
    Si hacemos un poco de memoria histórica, veremos que muchas de estas razones que se nos ocurren a priori para tachar este proyecto de locura son las mismas que se han estado esgrimiendo hasta bien entrado el SXX para negar todos estos derechos a las mujeres (en buena parte del mundo se siguen utilizando).

    Este proyecto de ley data de 1974 , está incluido en el libro "BillRights" de Richard Farson, en 40 años no se ha hecho mucho al respecto. Aquí dejo el documento por si a alguien le apetece dedicar aunque solo sea un momento a pensar sobre ello.

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sigueme en Facebook